En su día lo hicieron con la vela y ahora lo han hecho con el golf. La Fundación Handisport ha abierto en Mallorca su primera escuela de golf para personas con discapacidad. Un paso más en su lucha por fomentar el deporte inclusivo y promocionar la Isla como gran referente del turismo accesible.

“Hemos montado la escuela con el fin de promover el golf entre la gente con discapacidad de Mallorca y que en un futuro nuestros alumnos puedan competir profesionalmente”, explica Rafa Winckelmann, fundador y actual director general de Handisport.

Así, desde el pasado mes de febrero las instalaciones del Golf Maioris acogen esta nueva actividad, dirigida a personas tanto con discapacidad física como intelectual.

“Este campo va muy bien para las personas con discapacidad física, ya que es bastante plano y para el tema de los paragolfers es importante. Además, el club nos cede las instalaciones y nos da las máximas facilidades en todo”, destaca Winckelmann.

Como en todas las actividades que organiza, en ésta la fundación asume a través de becas los costes adicionales que supone para una persona con discapacidad realizar cualquier tipo de deporte, esencialmente por la necesidad de más monitores.

Para ello, en los últimos meses han organizado distintos actos benéficos, con el fin de recaudar fondos y facilitar que los alumnos puedan acceder a la práctica del golf.

Sillas para jugar al golfSillas para jugar al golf

“Lo que pretendemos es que la discapacidad no implique un coste adicional y crear una escuela con actividad permanente capaz de crear una cantera que pueda competir”, argumentan.

De este modo, la Fundación Handisport abre todavía más sus puertas a la población mallorquina, si bien el grueso de sus actividades se dirige a gente de fuera.

“Seguiremos apostando por el deporte sin barreras y la promoción de Mallorca como destino accesible, pero sin olvidarnos de la gente de aquí”, insiste el director general.

En el caso de la Escuela de Golf Handisport, la fundación proporciona a los alumnos todo el material necesario para practicar este deporte: desde los palos, pasando por las bolas e incluso los paragolfers, las sillas que permiten a una persona en silla de ruedas ponerse de pie para poder jugar.

“Contamos con un equipo de profesionales del deporte adaptado que se encarga de proporcionarle al profesor los parámetros de cada grupo. Nosotros notificamos el tipo de discapacidad y las pautas que debe seguir y él lo aplica a su especialidad, que es el golf”, indican.

Tanto particulares como asociaciones de personas con discapacidad física o psíquica pueden acceder a la Escuela de Golf Handisport.

“El golf no es sólo algo deportivo, también puede ser terapéutico y además sirve como integración de las personas con discapacidad”, recuerdan desde la fundación.

Una década fomentando el deporte inclusivo

La Fundación Handisport nació en 2007 y desde entonces trabaja para la integración social de las personas con discapacidad a través del deporte. Para ello ofrece toda una serie de actividades deportivas adaptadas: náutica, piragüismo, vela, senderismo, esquí acuático, golf, blokart, submarinismo… “Este año hemos incorporado ultraligero, que empezaremos a practicar en breve en Binissalem. También excursiones con carros de caballos y karting, con karts adaptados”, informan desde la fundación. Su labor ha sido reconocida con distintos galardones, como el Premio a la Accesibilidad 2010 del Consell de Mallorca o el Premio Integración 2012, de la Confederación Nacional de Centros Especiales de Empleo. Asimismo, en los últimos años han centrado buena parte de sus esfuerzos en potenciar Mallorca como referente del turismo accesible.

Fuente: El Mundo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This